Espeusipo

A la muerte de Platón en 347 aC, su sobrino Espeusipo, alumno suyo, queda al frente de la Academia como escolarca (lo que hoy llamaríamos director).

Había nacido hacia 408 aC, hijo de Eurimedonte de Mirrino y Potone, hermana de Platón. Acompañó a su tío en su tercer viaje a Siracusa, mostrándose prudente en sus relaciones con el tirano Dion. Ateneo y Diógenes Laercio, autores muy posteriores, le achacan súbitos arranques de ira, codicia y libertinaje, pero para ello seguramente se basan en una falsa carta de Dioniso el Joven, ejecutado por Dion con la colaboración de Espeusipo. No alcanzará ni una década al frente de la escuela filosófica, ya que murió en el 339 o 338 aC, cuando le sucede Jenócrates como escolarca.

De sus obras sólo quedan algunos fragmentos, que permiten conocer algunas teorías básicas propuestas por él e, indirectamente, conocer algunas doctrinas no escritas de Platón.

Dio prominencia a una teoría de géneros derivada de la técnica de la división, o diairesis, criticada por Aristóteles en su Generación de los animales. Dividió los estudios filosóficos en tres amplios campos con múltiples conexiones entre sí: dialéctica, ética y física. Diferenció entre los objetos del pensamiento (el saber de la Razón) y el objeto de la percepción (de los sentidos). Intentó demostrar cómo la percepción puede llegar a ser conocimiento a través de la verdad racional. De esa manera, la habilidad artística no estaría fundamentada en una actividad sensorial, sino en una percepción racional de los objetos.

Donde Platón distinguía entre los números matemáticos y los números ideales, Espeusipo rechazó estos últimos, y por tanto también las Ideas. Para diferenciar las sustancias, pensó que podrían hallarse diferencias en sus principios (archai), y comenzó por distinguir sustancias de número, de tamaño, de alma, donde Platón sólo había referenciado a los números ideales. Espeusipo designó como principio universal el Uno, pero lo incluyó al mismo tiempo, como los pitagóricos, en la serie de las creaciones del Bien, ya que para él todas las entidades sólo podían ser el resultado de un desarrollo: otro principio estaba detrás del Uno.

También escribió obras sobre otros temas, como justicia y legislación, o amistad y placer.

Carta a Filipo II

En el invierno del 343-342 aC, Espeusipo, por entonces director de la Academia, escribió una carta al rey de Macedonia, Filipo II, proporcionándole una serie de argumentos de tipo mitológico para apoyar tanto su expansión territorial en Grecia como su pertenencia a la Anfictionía de Delfos. En principio, parece haber sido escrita para su publicación pública y se centra en la crítica a la reciente obra de Isócrates. La epístola se nos ha transmitido como parte del conjunto de «cartas socráticas», pero por todo lo demás parece auténtica. El contenido es el siguiente:
  • 1-5. Saludo. Crítica del discurso de Isócrates A Filipo, por no recordar los beneficios que Grecia ha recibido de Filipo. El linaje real macedonio como descendiente de Heracles. Las grandes acciones de Alejandro I (rey entre 498-454 aC). Nueva crítica a Isócrates: debiera haber defendido a Filipo de las críticas recibidas por su actuación en Olinto.
  • 6-7. Digresión sobre las hazañas de Heracles en tierras griegas.
  • 8. Un apunte sobre la institución de la Anfictionía.
  • 9-11. Nueva crítica a Isócrates: pese a alabar la actuación de Alcibíades, omite los hechos del padre de Filipo, Amintas III.
  • 12-16. Crítica a Teopompo de Quíos, que en la corte macedonia se dedica a criticar a Platón. A través de él, nueva crítica a Isócrates por sus torpes excusas. Rápida despedida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada