Lisias: En favor del soldado

El acusado de este proceso (Polieno) ha incurrido en el delito de insultar a los magistrados, y por eso el discurso se ha conservado dentro de la serie de procesos por injurias verbales. Sin embargo, la causa concreta que se le incoa es de apographé, y se enfrentaba por tanto a la confiscación de sus bienes como deudor del Estado.

Polieno había regresado de una expedición militar (probablemente, una de las pertenecientes a la guerra de Corinto, lo que permitiría fechar el discurso entre el 395 y el 387 aC), y al poco tiempo los estrategos vuelven a reclutarlo contra la ley que lo prohibía. Polieno es un hombre de carácter exaltado, y un día (aunque él lo niega) mientras comenta con sus amigos esta injusticia, dio en insultarlos. Éstos, enterados, le impusieron una multa (bastante módica, sólo 50 dracmas), pero en lugar de entregar la tablilla a los cobradores, para que éstos a su vez la entregaran a los tesoreros, la entregan directamente a estos últimos, que condonan la deuda. Pero Polieno seguía en situación de deudor al Estado, quedando en situación de ser denunciado, y esto es lo que hicieron los estrategos insultados. Polieno acude a Lisias, y éste es el discurso que obtiene.

En el exordio, ataca directamente el discurso de acusación, en el que aparentemente sus enemigos dedicaban más tiempo a denigrar su carácter que a exponer las razones del caso. La breve narración está llena de juicios de valor y de expresiones destinadas a dulcificar su propio carácter. La demostración dedica una primera parte a los aspectos legales y procedimentales (tratando de señalar los errores cometidos) y una segunda a aducir las causas por las que sus adversarios le han iniciado el proceso (su amistad con un ciudadano influyente). El epílogo devuelve a los estrategos sus acusaciones de calumnia y, después de  resaltar la justicia de los tesoreros y hacer una última referencia a su propia moderación, termina con una actitud arrogante y algo exagerada, al conminar a los jueces a que lo absuelvan, pues de lo contrario tendrá que exiliarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada