Antístenes y los cínicos

La escuela cínica, una de las líneas de pensamiento socrático, fue tal vez fundada por Antístenes, o cuanto menos influenciada por sus ideas. Su nombre, derivado de kyon («perro»), hacía referencia a su frugal modo de vida. El calificativo de «escuela» debe matizarse convenientemente, pues no siempre se tienen claras las relaciones maestro-alumno, y se piensa más bien en posiciones parecidas que parten de influencias comunes. Precisamente, los cínicos estaban en contra de la idea de escuela, ya que repudiaban las normas y convenciones.

Sus pensadores reinterpretaron las doctrinas socráticas, considerando que la civilización y su modo de vida eran un mal, y que la felicidad venía dada por una vida simple y acorde con la naturaleza.


Antístenes

Figura de colosal impacto en la conformación del pensamiento griego, tanto por la importancia de sus teorías del diálogo como por su impronta en la época helenística. Nació en Atenas hacia el 450 o 445 aC, y murió en 366 aC. Fue alumno del sofista Gorgias y se inició en los misterios órficos, para luego convertirse en discípulo de Sócrates.
Se interesó por la relación entre realidad y lenguaje, y adoptó una ontología materialista. Puso de relieve las constantes de la ética socrática: las capacidades de autonomía y autodominio, la fuerza del alma y la capacidad de soportar fatigas. Limitó a mínimos indispensables la necesidad de construcción teórica, oponiéndose así a los desarrollos platónicos. El ideal de autarquía es el eje de su pensamiento. Condena el placer como un mal radical, y considera un bien el no alcanzar ni fama ni gloria. Combate las ilusiones sociales, que refuerzan la esclavitud del ser humano. El sabio debe vivir con las leyes de la virtud más que con las de la ciudad. Subrayó el valor del trabajo como virtud. Su mensaje se dirige a todos, incluso a los malvados. De sus obras, se conservan dos breves fragmentos.


Diógenes de Sínope

Llamado el Sócrates loco. Nació hacia el 412 aC, y murió en Corinto en el 323 aC. Llevó al extremo el desdén de la escuela cínica por todo lo que no fuera la virtud del autodominio. Se le asoció con numerosas anécdotas: que vivía en un tonel, que andaba por el ágora con una lámpara buscando a un hombre honesto, etc. Se declaró ciudadano del mundo y actuaba con desfachatez ante las convenciones de la ciudad. Se conoce menos de su pensamiento, al parecer próximo al de Antístenes, aunque más preocupado con la ruptura con las convenciones sociales.


Crates de Tebas

Discípulo de Diógenes, que vivió entre el 328 y el 288 aC. Una anécdota dice que donó a la ciudad su fortuna, y adoptó, junto a su esposa Hiparquía, la vida de mendigo. Amable y respetuoso, defendía la filosofía cínica con un estilo menos agresivo. Predicaba la autarquía y la sencillez. Se lo considera el nexo entre cínicos y estoicos, al haber sido maestro de Zenón de Citio.


Hiparquía

Una de las primeras mujeres filósofas. Compartió con su esposo Crates el estilo de vida cínico.


Menipo de Gadara

Filósofo cínico, con rasgos cercanos al hedonismo. En sus diatribas de crítica moral y social mezcló la prosa y los versos, lo cómico y lo serio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada