Platón: Cármides

Aunque puede decirse que este diálogo trata sobre la sabiduría o sensatez (sophrosyne), en realidad intenta demostrar que nadie es tan instruido como cree serlo, para así inocular el deseo de indagar y buscar la verdad. Es una obra típica de la primera época, de las que conducen hacia la duda a través de la refutación. Pero en este diálogo en concreto podemos ver sin duda el abuso del doble sentido de las palabras, el arte de refutar por refutar, superficialmente y en apariencia, incluso nociones que no merecen serlo. No parece más que un juego, digno de cualquier sofista.

Nuestro resumen sigue los epígrafes de la versión manuscrita, numerados del 153 al 176.

  • 153-162b - Sócrates, que es quien nos narra el suceso, nos dice que llega de la batalla de Potidea (432 aC), lo que nos da la fecha de este ficticio diálogo. En la palestra de Táureas encuentra a Critias y a otros amigos. Se presenta Cármides, un joven de gran belleza y supuestamente sabio. Sócrates le pregunta qué es la sabiduría (pues si es sabio, debería saberlo), y a las respuestas del muchacho va anteponiendo, como es habitual, las contradicciones: no es la tranquilidad en el actuar (pues muchas acciones, como escribir, luchar o aprender, es mejor hacerlas con rapidez), no es el pudor (que a veces puede no ser bueno, y la sabiduría siempre lo es), no es hacer lo que a cada uno le es propio (pues no es lógico no hacer nada por nadie, ni recibir nada de nadie).
  • 162c-176 - Entonces interviene Critias, pues la tercera definición intentada por Cármides la había escuchado de él. Trata de realizar una distinción entre hacer una cosa y trabajar en una cosa, pero Sócrates le llama a la univocidad: no importa cómo lo llames, mientras expliques su uso. Critias decide entonces definir la sabiduría como la ciencia de uno mismo (comparándolo con la famosa inscripción del templo de Delfos), y Sócrates se dedica a demostrar la imposibilidad de una tal ciencia, y su inutilidad, puesto que el sujeto (quien sabe) se confunde con el objeto (lo sabido), convirtiéndose en una ciencia de la ciencia y la ignorancia. Se finaliza con una revisión a todo lo comentado, recalcando la dificultad de hallar una definición adecuada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada