Eurípides: Las fenicias

Hacia el 412 aC (en todo caso, después de Helena), Eurípides componía esta tragedia, repleta de peripecias sin cuento, con la finalidad de procurar a la acción una variedad y movimiento mayores. La obra refleja el ambiente de una Atenas que había sufrido una guerra prolongada, repetidas amenazas de asedio y la ambición de algunos políticos sin escrúpulos. Lo hace, naturalmente, insistiendo en los desastres de otras guerras con una cierta ansia de evasión lírica.

El título, como otras veces, responde a la composición del coro: esclavas llegadas de Fenicia para el servicio de Apolo en Delfos. Pero a diferencia de otras tragedias este coro no siente su destino comprometido en la catástrofe que amenaza a Tebas. Evocan en sus cantos las leyendas de gloria y de sangre de la ciudad, lo que ayuda a recordar su trasfondo legendario como telón de fondo de la acción dramática. Este alejamiento de la acción es ya un anuncio de la desaparición del coro en el drama de los años venideros.

Los personajes son numerosos, y los sucesos no se concentran en ninguna figura, a no ser que tomemos como tal a toda la familia de Edipo. Más que una creación artística unitaria, el drama da la impresión de estar formado por una serie de brillantes episodios. Riqueza de escenas buscada por el autor, y muy distinta del tratamiento de Esquilo en Los Siete contra Tebas, pues sustituye su sentido trágico por otro nuevo, de un patetismo más efectista y espectacular.

El tema, como ya hemos adelantado, es el asedio de Tebas por parte de los argivos, y el duelo fatal entre los dos hermanos, condenados por la maldición de Edipo. La innovación llega al presentarnos a Yocasta todavía viva, habitando el palacio del viejo y cegado Edipo, que se quedará en Tebas hasta la muerte de sus hijos. Meneceo y su sacrificio también son algo nuevo introducido por el autor.

A continuación, el resumen de la obra:

- Prólogo. Recitado inicial de Yocasta, que expone los antecedentes. Diálogo entre el Pedagogo y Antígona en lo alto de los muros, mientras observan el movimiento de las tropas que asedian la ciudad (de forma parecida a lo que sucede en el Canto III de la Ilíada).
¡Toda la llanura refulge cubierta de bronce!
- Párodo. El coro de mujeres fenicias explica su presencia en Tebas (detenidas por el asedio en su viaje hacia Delfos) y su interés afectivo por la ciudad (al ser descendientes también de Cadmo, su fundador).
En torno a la ciudad una nube densa de escudos destella, una imagen del combate mortífero, que pronto Ares decidirá, aportando a los hijos de Edipo el castigo de las Erinias.
- Episodio 1º. Polinices, receloso, entra en la ciudad. Encuentro y coloquio con Yocasta. Aparece Eteocles y dialogan los tres. Yocasta no logra reconciliarlos y se produce el agón entre los hermanos.
¡Ay, hijo, por fin, al cabo de incontables días vuelvo a ver tu rostro!
Ante esto, ¡venga el fuego, vengan las espadas, uncid los caballos, llenad la llanura de carros de guerra! Que no dejaré a éste mi poder real. Pues si hay que violar la justicia, por la tiranía es espléndido violarla. En lo demás conviene ser piadoso.
- Estásimo 1º. El coro recuerda la leyenda de la fundación de Tebas, la muerte del dragón por Cadmo y el origen de los Espartos.

- Episodio 2º. Diálogo entre Eteocles y su tío Creonte, donde éste rectifica la impaciente estrategia del joven monarca, quien le confía el gobierno de la ciudad y el matrimonio de Antígona con Hemón (hijo de Creonte) en caso de perecer en el combate.

- Estásimo 2º. El coro evoca la oposición entre Ares y Dioniso, aludiendo a las glorias pasadas de Tebas.

- Episodio 3º. El adivino Tiresias acude, conducido por su hija y por Meneceo, hijo de Creonte, a dialogar con este último. Tiresias profetiza la salvación mediante el sacrificio de Meneceo, pero Creonte no accede a ofrecer la vida de su hijo. Mientras se retira, el propio Meneceo anuncia al coro su decisión de suicidarse en beneficio de la ciudad.

- Estásimo 3º. El coro elogia la determinación de Meneceo, y alude de nuevo a la crueldad de la Esfinge y al destino de Edipo y su familia.

- Episodio 4º. Un Mensajero informa a Yocasta de la muerte de su sobrino Meneceo y de la batalla al pie de los muros. Le cuenta también que sus dos hijos van a enfrentarse cuerpo a cuerpo, y Yocasta llama a Antígona para que la acompañe a detenerlos.

- Estásimo 4º. El coro expresa su angustiado presentimiento y su compasión ante la catástrofe.

- Éxodo. {Probablemente con muchos añadidos ajenos a la mano de Eurípides, debido a las numerosas representaciones de esta obra} Entra Creonte con el cadáver de Meneceo. Relato del Mensajero: muerte de ambos hermanos y suicidio de Yocasta. Triste monodia de Antígona. Diálogo entre Antígona, Creonte y Edipo: exilio de Edipo, prohibición de enterrar a Polinices, marcha de Antígona como lazarillo de su padre.
Como dos jabalíes que afilan su salvaje mandíbula se trabaron, con los mentones humedecidos por la espuma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada