Eurípides: Ifigenia entre los tauros

Resulta imposible dilucidar si Ifigenia entre los tauros es anterior o posterior a Helena (se representó entre 414 y 412 aC), pero resulta indudable que se inserta en el mismo tipo novelesco y de intriga que llamamos tragicomedia. Contiene una enrevesada trama y una alambicada escena de reconocimiento entre Orestes e Ifigenia. La pareja se ve obligada a pasar por las dificultades derivadas de situarse en un país extranjero y hostil, lo que le otorga ese carácter novelesco y casi cómico.

El argumento enlaza la última aventura de Orestes, en su purificación del matricidio gracias al juicio ateniense, con el rescate de su hermana Ifigenia que, tras haber sido sustituida (por Ártemis) por una cierva en el momento del sacrificio, fue llevada a la tierra de los tauros, en la costa de Crimea. El primer punto, la llegada de Orestes a la Táurica en busca de la imagen de Ártemis, es pura invención de Eurípides.

Éste es el resumen esquematizado:

- Prólogo. Monólogo de Ifigenia, que cuenta la historia de su sacrificio en Áulide, su presencia entre los tauros y su función de sacerdotisa de una diosa que gusta de matar a los extranjeros. Nos revela un sueño, por el que cree que su hermano Orestes ha muerto. Aparecen entonces Orestes y Pílades, que nos informan de las razones de su llegada (deben robar la imagen de Ártemis y llevarla al Ática para que cesen las persecuciones de las Erinis, que no quedaron convencidas por el juicio). Orestes es el mismo indeciso, hasta cobarde, que el autor nos presentaba en Electra.
Los valientes afrontan el esfuerzo, en cambio los cobardes no son nada en ninguna parte.
- Párodo. Entra el coro, se presenta como mujeres griegas que sirven a Ifigenia en el templo, e inicia un diálogo lírico con la muchacha.

- Episodio 1º. Llega un vaquero, que informa de la detención de Orestes y Pílades, a quienes traen para ser sacrificados. Monólogo de Ifigenia, recordando de nuevo su sacrificio en Áulide y la supuesta muerte de Orestes.
Pílades, muertos somos, pero al menos perezcamos con honor. Sígueme espada en mano.
- Estásimo 1º. El coro se pregunta quiénes son los extranjeros y cómo han llegado allí..

- Episodio 2º. Entran Orestes y Pílades, maniatados, y tiene lugar un diálogo esticomítico (línea a línea) entre los hermanos. Ifigenia se entera del destino de los griegos tras la guerra, y propone salvar a uno de ellos si accede a llevar un mensaje a Argos, contando su salvación y su paradero.
Tampoco los dioses a quienes llamamos sabios son más veraces que los fugaces sueños.
- Estásimo 2º. Únicamente trece versos de diálogo entre Orestes, Pílades y el coro.

- Episodio 3º. Regresa Ifigenia con la carta y, por si acaso se perdiera durante el viaje, decide leerla al mensajero. Se produce así el reconocimiento entre los hermanos. Orestes informa entonces del matricidio, la persecución y el juicio, y la nueva orden de Apolo de robar la imagen de Ártemis. Ifigenia decide que contará al rey de los tauros que los dos extranjeros, impuros por matricidio, han tocado la imagen de la diosa; así podrán escapar con la imagen, simulando que acuden a la costa para un ritual de purificación.
Terrible es el acto que has propuesto: que un forastero mate a quien le hospeda.
- Estásimo 3º. Un canto lleno de lirismo y nostalgia por Grecia.

- Episodio 4º. Llega el rey Toante y tiene lugar un diálogo con Ifigenia: la astucia de la griega se aprovecha de la ingenuidad del salvaje.

- Estásimo 4º. Un himno a Apolo y a sus desventuras para hacerse con el control del Oráculo de Delfos.

- Éxodo. Aparece un Mensajero, dispuesto a avisar de la huida al rey. El coro trata de detenerlo (cosa anormal, ya que nunca interviene en la acción) diciéndole que Toante está en su palacio, pero el Mensajero no se deja engañar y llama a las puertas del templo. Cuando ya el rey está enterado y da orden de perseguir a los fugitivos, aparece Atenea ex machina, que lo contiene y epiloga el drama revelando el destino que aguarda a los protagonistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada