Isócrates: Eginético

Este discurso es una reclamación sobre una herencia. Su nombre le fue dado porque el proceso tiene lugar en Egina, siendo el único discurso de la oratoria forense ática no pronunciado en Atenas que hemos conservado. Quizá el lugar del tribunal explique por qué el acusado habla antes que el acusador. La fecha puede fijarse con bastante seguridad en el 391 o 390 aC.

Trasíloco de Sifno, hijo del adivino Trasilo y de su tercera esposa, adopta como heredero, en el momento de su muerte, a un sobrino de la primera mujer de su padre, y le da a su propia hermana en matrimonio. Una hija ilegítima de Trasilo reclama la herencia, y entonces el heredero nombrado por Trasíloco encarga a Isócrates este discurso de defensa.


El discurso expone los hechos, exagerando el patetismo de larga enfermedad de Trasíloco, cuidado entonces por el orador. Recuerda después diversas anécdotas en que prestó ayuda a Trasíloco o a su familia, incluso arriesgándose a perder la vida. Así mismo, insiste en que la mujer que reclama la herencia nunca se preocupó por Trasíloco, y únicamente apareció una vez muerto éste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada