Los sofistas: Trasímaco

De la vida de Trasímaco lo ignoramos prácticamente todo. Nació en Calcedón, a orillas del Bósforo, y en Atenas tuvo fama como orador y maestro de retórica, incluso antes de la llegada de Gorgias. Realizó grandes viajes, que le proporcionaron fama y dinero. Parece que se ocupó de cuestiones de política en varios textos, como en el discurso A favor de los lariseos (entre el 413 y el 399 aC), en el que abogaba por la libertad de la ciudad de Larisa, o en Sobre la constitución, que criticaba las peleas partidistas en el período de guerra. Platón lo hace aparecer como interlocutor de Sócrates en el libro I de la República.

Sobre la constitución debe situarse probablemente en el 411 aC, en la época de la guerra de Decelea, o bien en el 404 aC; en ambos casos, las rivalidades entre demócratas y oligarcas habían llegado a puntos álgidos. Su estilo es sencillo, y está construido mediante oposiciones antitéticas. Gracias al Demóstenes de Dionisio de Halicarnaso, se ha conservado el proemio y la prótesis. En ellos hace una defensa de la constitución de los antepasados: elogio del orden y lamento por los errores cometidos que llevaron a la guerra y a la desarmonía social. Suena, en cierto modo, a manifiesto del partido oligárquico.

Es probable que también escribiera un tratado de retórica, pero sólo nos han llegado diferentes títulos (seguramente de sus constituyentes, y no de diferentes obras): Gran Tratado, Recursos oratorios, Lamentaciones, Discursos victoriosos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario