Iseo: Sobre la herencia de Cleónimo

Discurso de un proceso sobre la sucesión de bienes, del que desconocemos la fecha. La ausencia del hiato (un criterio discutido) indicaría una fecha tardía, pero las fórmulas utilizadas indicarían todo lo contrario.

A la muerte de Cleónimo, sus sobrinos (hijos de su hermana) impugnan el testamento en el que el fallecido nombraba herederos a otros parientes, y reclaman la herencia para ellos. Se ignora cuál es el grado de parentesco de esos otros parientes (en todo caso, más lejano que el de los sobrinos), y también su identidad. Se nombran a los hermanos Posidipo y Ferenico, y a otros cuya relación con Cleónimo no queda clara.


Pese a la evidencia que supone el testamento de Cleómeno, Iseo, sabedor de que los jueces atenienses tendían a dar prioridad en estas causas al parentesco, construye el discurso en torno a dos argumentos básicos: la nulidad del testamento existente y el estrecho parentesco de los sobrinos con el difunto. Frente a dicho testamento, los demandantes aparecen en posesión de múltiples razones que los acreditan como herederos: incluso los familiares y amigos de sus oponentes, en un arbitraje previo, les habían reconocido una parte de la herencia; habían sido excluidos del testamento no por ellos mismos, sino por la enemistad que Cleónimo sentía hacia Dinias, tío de los demandantes y tutor suyo durante la minoría; sin embargo, muerto Dinias fue el propio Cleónimo quien se hizo cargo de ellos; Poliarco, abuelo de los demandantes y padre de Cleónimo, había ordenado que, si éste no tenía hijos, les dejara a ellos toda su fortuna; la relación íntima de los sobrinos contrasta con la abierta enemistad de Cleónimo hacia Ferenico, uno de los beneficiarios efectivos del testamento.

Según los demandantes, todos estos argumentos hicieron que Cleónimo reconsiderara el testamento, mas la muerte le sorprendió antes de poder realizar cualquier modificación. Estando enfermo había solicitado la presencia del custodio del testamento, pero los otros parientes impidieron la entrevista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada