Sófocles: Filoctetes

Drama sobre un tema que sabemos tratado por los tres grandes trágicos, aunque las obras de Esquilo y Eurípides se han perdido. Un oráculo ha anunciado que Troya sólo será tomada por el arco de Filoctetes, el guerrero a quien sus camaradas habían abandonado por su incómoda presencia (le supuraba, hedionda, una llaga del pie, y él gritaba de dolor continuamente). En su solitaria ínsula, Filoctetes se lamenta de su mala dicha. Ulises, ayudado por el Coro de marineros, prepara un plan. Neoptólemo, hijo de Aquiles, se convierte en mediador y portador de la llamada a la sociabilidad. Sobreviene en la última parte la epifanía de Heracles, ya deificado: prácticamente un final de deus ex machina, si no fuera porque cuando la deidad se retira aún tiene el hombre campo de actuación para elegir su camino. Sin embargo, es una conclusión poco usual en una tragedia, pues más bien se establece un final feliz; es trágico el personaje de Filoctetes, sometido a la voluntad de los hombres y de los dioses, pero la obra de la que es protagonista no posee, como digo, esa magnificencia terminal, en muerte o locura, que conlleva el descubrimiento de un oscuro secreto.

Prólogo. Ulises muestra a Neoptólemo el lugar donde fue abandonado Filoctetes, diez años atrás. El joven descubre una gruta habitada. Ulises le recomienda capturar al héroe fingiendo enemistad contra los Atridas y el propio Ulises.

Párodo. Entra el Coro, los quince marineros de la tripulación de Neoptólemo. Éste les transmite las órdenes de acechar a Filoctetes, y se comenta la suerte del héroe.

Episodio 1º. Filoctetes y Neoptólemo se reconocen, y el joven le cuenta el motivo fingido de su presencia en la isla. Llega un emisario de Ulises, disfrazado de mercader, que anuncia que los griegos les buscan. Filoctetes quiere huir, y ambos entran a su cueva a por los enseres.

Estásimo 1º. El Coro vuelve a lamentarse por los sufrimientos de Filoctetes.

Episodio 2º. Filoctetes experimenta agudos dolores, y entrega su arco a Neoptólemo para que lo guarde.

Estásimo 2º. Sustituido por un diálogo lírico, en el que el Coro urge a Neoptólemo a llevarse el arco aprovechando el sueño de Filoctetes.
Es un oprobio deshonroso jactarse de hazañas incompletas y acompañadas de falsedades.
Episodio 3º. Neoptólemo confiesa a Filoctetes, ya despierto, el plan de llevarlo a Troya. El héroe pide su arco, pero Ulises llega y lo impide. Parten Ulises y Neoptólemo, aunque éste solicita al Coro que se quede junto a Filoctetes mientras el resto de marineros preparan la partida.
Y ahora, respecto a mí, desgraciado, tienes intención de sacarme atado de este promontorio en donde tú me arrojaste antes, sin amigos, abandonado, sin patria, como un muerto entre vivos.
Estásimo 3º. Sustituido por un diálogo lírico, en el que Filoctetes se lamenta de la pérdida del arco, que le traerá males mayores, y el Coro le recuerda que es culpa suya, por no querer abandonar la isla. Llegan Ulises y Neoptólemo.
Es propio del hombre decir razonablemente lo que es justo, pero, una vez dicho, no echar en cara palabras mortificantes que resulten odiosas.
Éxodo. Neoptólemo devuelve el arco a Filoctetes, y sigue intentando convencerle. Aparición de Heracles, que ordena al héroe partir a Troya, donde podrá ser curado y cumplir su destino.
A los hombres les es forzoso soportar las fortunas que los dioses les asignan. Pero a cuantos cargan con males voluntarios, como tú, no es justo que nadie les tenga clemencia ni compasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada