Heródoto: Historias, libro IX

Estos son los contenidos de la novena y última parte de las Historias de Heródoto. Entre paréntesis se incluyen los epígrafes que ocupan los diferentes títulos.

   El ejército de Mardonio, de nuevo en Atenas (1-11): llega desde Tesalia, a pesar de los consejos de los beocios, y Atenas es de nuevo evacuada;  la lentitud de los espartanos causa que los atenienses deban pasar a Salamina; los atenienses envían unos legados para reprochar la actitud de los espartanos y amenazarlos; los espartanos se ponen en camino (Pausanias, con cinco mil espartiatas, y otro ejército de cinco mil periecos parte con los legados).

   La batalla de Platea (12-88).
      - Persas y griegos, hacia Platea (12-19): Mardonio, avisado por los argivos del avance de los espartanos, se retira de Atenas, pero regresa sobre sus pasos, dirigiéndose a Megara, al tener noticia de que allí habían llegado mil espartanos; al enterarse de que los griegos estaban reunidos en el Istmo, se retira definitivamente a territorio tebano, acampando a orillas del Asopo; digresión sobre la cena ofrecida por el tebano Atagino; los focenses y el ejército de Mardonio (llegada de mil hoplitas focenses: ataque y reconciliación); los peloponesios, desde el Istmo, y los atenienses, desde Salamina, se unen en Eleusis; marcha hasta acampar al pie del Citerón, en Eritras.
      - Persas y griegos, acampados unos enfrente de otros (20-24): ataques de la caballería persa; muerte del hiparco de los persas, Masistio; duelo por su muerte.
      - Persas y griegos acampan en Platea (25-48): los griegos se trasladan a Platea y se forman por ciudades; enfrentamiento entre atenienses y tegeatas por el mando del ala que no comandasen los espartanos; orden de batalla y contingentes, por pueblos, del ejército griego; los persas trasladan también su campamento; formación, por pueblos, frente al ejército de cada una de las ciudades griegas; los dos ejércitos imploran a los dioses sin obtener auspicios favorables para atacar; digresión sobre el eleo Tisameno, el sacrificante de los griegos; similitud de su historia con la de Melampo; digresión sobre el adivino de los persas, Hegesistrato, también eleo; los persas, con su caballería, impiden que lleguen víveres al campamento griego y lo acosan; Mardonio delibera con Artabazo, que le aconseja retirarse a Tebas; reuniendo a los jefes, Mardonio decide atacar; atenienses y espartanos, informados de tal decisión por el macedonio Alejandro, intentan intercambiar sus posiciones; Mardonio lo descubre y echa en cara a los espartanos tal actitud, desafiándolos a un enfrentamiento persa-espartano.
      - Desarrollo de la batalla de Platea (49-70): la caballería persa comienza la ofensiva; los generales griegos, reunidos, deciden retirarse a la «isla» Gargafía; la mayoría del ejército griego huye hacia la ciudad de los plateos; la retirada estratégica de las tropas espartanas y tegeatas; la oposición de Amonfareto; la actitud de los atenienses; Mardonio, enterado de la retirada griega, lanza su ejército tras ellos; Pausanias, acosado por la caballería persa, pide ayuda a los atenienses; los griegos del ejército persa lo impiden; ofensiva de los tegeatas y espartanos; muerte de Mardonio y huida del ejército persa hacia su campamento y fortaleza en territorio tebano; la actitud de Artabazo; retirada de sus tropas hacia el Helesponto ante el desarrollo de los acontecimientos; los beocios, después de combatir valerosamente, huyen de los atenienses; los otros componentes del ejército persa, y los griegos huidos hacia Platea; la lucha por la fortaleza de madera levantada por los persas en territorio tebano; victoria definitiva de los griegos.
      - Inmediatamente después de la batalla de Platea (71-88): los más destacados de cada bando (digresión sobre Calícrates; digresión sobre los decelios); una mujer de Cos, concubina de Farandates, llega como suplicante ante Pausanias; mantineos y eleos, avergonzados de su comportamiento, destierran a sus jefes después de regresar a su tierra; Pausanias rechaza la proposición, hecha por el egineta Lampón, de profanar el cadáver de Mardonio; el rico botín dejado por los persas (los hilotas lo recogen; dedicaciones a los dioses y reparto; Pausanias se ríe de la insensatez persa; restos del botín hallados posteriormente por los plateos); enterramiento de los cadáveres (el de Mardonio; el de los griegos); expedición del ejército griego contra Tebas).

   Los griegos aplastan totalmente a los persas (89-121).
      - La penosa retirada de las tropas de Artabazo (89).
      - La batalla de Micala (90-106): mensajeros samios ante Leotíquidas, el comandante de la flota griega apostada en Delos; presagios favorables para los griegos, que parten hacia Samos; digresión sobre Evenio, supuesto padre de Deífono, el adivino griego; la flota persa se dirige hacia Micala para contar con el apoyo de su ejército de tierra; los griegos se preparan para el combate; estratagema de Leotíquidas, similar a la de Temístocles, para ganarse a los jonios; precauciones persas ante los jonios; los griegos, al avanzar contra los bárbaros, se enteran de la victoria de Platea; los atenienses vencen a los persas; llegada de los espartanos; el comportamiento de los jonios alistados al ejército persa; tras la batalla: los más destacados y la recogida del botín.
      - Los griegos y sus diversas posturas respecto a Jonia (106).
      - La retirada de las tropas persas hasta Sardes (107-113): la historia de Masistes, hermano de Jerjes, y su muerte.
      - Los griegos sitian y conquistan Sesto (114-120).
      - Los griegos se retiran victoriosos (121).

   Conclusión (122): previsión de la desgracia persa por parte de Ciro; la configuración geográfica y el valor de los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada