Esquines de Esfeto, el socrático

Esquines, nacido hacia 425 aC en el demo ateniense de Esfeto, es llamado el Socrático para diferenciarlo del orador del mismo nombre, cuyas obras se han conservado mejor. Fue discípulo de Sócrates, y si seguimos el relato de Platón, estuvo presente en el momento de su muerte.

Se dedicó, con un estilo más cercano al de Platón que al de Jenofonte, a la escritura de diálogos filosóficos que tenían como personaje principal a Sócrates, o mejor dicho a un reflejo bastante preciso del mismo. Esto le otorgó cierto reconocimiento entre sus contemporáneos y continuadores, aunque sus obras sólo han sobrevivido en forma de breves fragmentos y citas de otros autores. Esquines murió hacia el 350 aC.

Por Diógenes Laercio conocemos el nombre de siete de sus diálogos.

Alcibíades
Sócrates conversa sobre Temístocles con un joven y ambicioso Alcibíades, mostrándole que no está preparado para la política, pues carece de la capacidad de descubrir que no sabe lo suficiente sobre estos asuntos. El éxito depende directamente del conocimiento. El contenido es parecido al Primer Alcibíades, uno de los diálogos asignados con duda a Platón.

Aspasia
Sócrates aconseja a Calias enviar a su hijo a estudiar con Aspasia, pues considera que las mujeres son capaces de las mismas virtudes, tanto guerreras como políticas, que los hombres. Le pone como ejemplo a la propia Aspasia, a Targelia de Mileto (que consiguió que muchos griegos se aliaran con Jerjes, logrando ella parte del gobierno de Tesalia) y a la legendaria reina guerrera de Persia, Rodogina.

Axíoco
Uno de los muchos textos escritos para alejar la imagen de Sócrates de la supuesta corrupción de Alcibíades, criticando a éste como bebedor y mujeriego.

Calias
Una discusión sobre el uso correcto de la riqueza. Se defiende que el modo de soportar la pobreza es una forma de medir la virtud mejor que el modo en que se hace uso de la riqueza.

Miltíades
Pequeño encomio a Miltíades, hijo de Esteságoras, por su ejemplar educación durante su juventud, tal vez como contraste con la educación ofrecida por los sofistas.

Telauges
Sócrates conversa con el pitagórico Telauges, a quien critica su ascetismo extremo, y con Critobulo, el joven hijo de Crito, a quien critica su ostentación. Aparentemente, el término medio es lo adecuado.

Rhinon

No hay comentarios:

Publicar un comentario